Las luces de Marfa

Las Luces de Marfa son un supuesto fenómeno paranormal consistente en el avistamiento de unas esferas brillantes de origen desconocido que aparecen en el desierto a las afueras de la ciudad de Marfa, al Oeste de Texas (Estados Unidos). Este fenómeno tiene desconcertadas desde hace generaciones a muchas personas del lugar. Se dice que ya desde el Siglo XIX hay testimonios en la región de personas que aseguraban haber divisado dichas esferas de luz.



Diversos testigos presenciales afirman que las luces de Marfa parecen ser más o menos del tamaño de pelotas de fútbol o baloncesto, variando en su coloración de unos avistamientos a otros, siendo descritas como blancas, azules, amarillas, rojas e incluso de otros colores. Se dice que las bolas flotan sobre el suelo manteniéndose a una altura aproximada del hombro de una persona de mediana estatura, moviéndose lateralmente a bajas velocidades, pero a veces, pueden incluso salir disparadas rápidamente en cualquier dirección. A menudo aparecen en parejas o en grupos, según informes, que se dividan en parejas o fusionar, desaparecer y reaparecer, ya veces para moverse en patrones aparentemente regulares. Estas apariciones son reportadas ocasionalmente y de manera impredecible, unas 10 – 20 veces al año, sin un patrón determinado, no habiendo informes confiables de avistamientos durante el día. El primer relato publicado de las luces apareció en la edición de Julio 1957 de la revista Coronet.


Aparentemente estas luces pueden aparecer en cualquier momento de la noche, por lo general en la región al Sur de la Ruta 90 y al Este de la Ruta 67 (donde se dan el mayor número de apariciones), a unos 5 – 15 kilómetros al Sureste de Marfa. Hay testimonios de luces que son avistadas desde escasos segundos hasta horas. Se cuenta además que no hay conexión entre la apariencia de las Luces de Marfa y objetos conocidos, tales como faros, focos, etc. Aparecen en todas las estaciones del año y en cualquier condición climatológica, no resultando en principio influenciadas por este factor. A veces se han observado a finales de anochecer y al alba, cuando el paisaje se ilumina de forma tenue.



Las Luces de Marfa pueden centellear en el cielo, manteniéndose estáticas, pueden dividirse en dos, emitir parpadeos, flotar en el aire e incluso lanzarse rápidamente a través de Mitchell Flat (la zona al Este de Marfa donde son más comúnmente reportadas). No parece haber ninguna manera de predecir cuándo van a aparecer las luces, y nadie sabe a ciencia cierta lo que son, o si en realidad ni siquiera existen en absoluto. Los nativos americanos de la zona pensaron que las Luces de Marfa eran estrellas que habían caído del cielo, según reporta el diario Houston Chronicle.



La primera mención a estas extrañas luminarias proviene de 1883, cuando el ganadero Robert Reed Ellison afirmó haber visto luces parpadeantes una noche mientras conducía uno de sus rebaños de ganado cerca de Mitchell Flat. En ese momento, Ellison asumió que las luces eran fogatas de indios Apache. El propio Ellison fue uno de los colonos de la zona que a menudo veía las luces y decidió rastrear junto a otras personas (testigos también de los fenómenos) la zona en donde observaban esas luminarias, pero tras la investigación, no encontraron cenizas o demás pruebas de una fogata, de acuerdo con la Asociación Histórica del Estado de Texas.


Durante la Segunda Guerra Mundial, los pilotos de la cercana base Air Field Midland del ejército estadounidense, trataron de localizar el origen de las misteriosas luces, pero no fueron capaces de descubrir nada desde el aire. Los amantes de lo paranormal han atribuido las luces de Marfa un origen que va desde los extraterrestres, a los fantasmas errantes de los conquistadores españoles. Los académicos y científicos también han tratado de ofrecer una explicación racional para las luces enigmáticas. En Mayo del 2004, un grupo de estudiantes de física de la Universidad de Texas en Dallas, llegó a la conclusión de que los faros de los vehículos en la cercana autopista U.S. 67 podrían explicar al menos algunos de los avistamientos de las Luces de Marfa. Otra posible explicación es la refracción de la luz causada por capas de aire a diferentes temperaturas. Esta ilusión óptica, a veces llamada “espejismo superior” o un “Fata Morgana”, se produce cuando el aire por debajo de la línea de visión es más frío que el aire sobre él. Esta disposición inusual se denomina una inversión de temperatura, ya que el aire caliente por encima de aire frío es el opuesto del gradiente de temperatura normal de la atmósfera. Pasando a través de la inversión de temperatura, los rayos de luz se curvan hacia abajo, por lo que la imagen aparece encima del objeto verdadero, de ahí el nombre del superior.


Un Fata Morgana es a veces visto en el océano, en este caso nos encontramos ante un espejismo o ilusión óptica que se debe a una inversión de temperatura. Objetos que se encuentran en el horizonte como, por ejemplo, islas, acantilados, barcos o témpanos de hielo, adquieren una apariencia alargada y elevada, similar a “castillos de cuentos de hadas”. Otros especulan con que las Luces de Marfa pueden ser causadas ​​por los mismos gases que crean las luminarias brillantes asociadas a gas de los pantanos: Fosfina (PH3) y el metano (CH4). Bajo ciertas condiciones, estos gases pueden inflamarse si se ponen en contacto con el oxígeno. Este fenómeno que brilla intensamente, a veces llamado “fuego fatuo”, se ha observado en todo el mundo, especialmente en las zonas pantanosas donde la descomposición de materia orgánica puede crear focos de fosfina y metano. Aunque las Luces de Marfa no aparecen cerca de zonas de pantanos, existen importantes reservas de petróleo, gas natural y otros hidrocarburos de petróleo en la zona, que podrían incluir el metano en cantidades capaces de producir un efecto similar a la creada por el gas de los pantanos.



El ingeniero aeroespacial James Bunnell se topó con las luces de Marfa durante su visita a la plataforma de observación construida al Este de Marfa por el Departamento de Carreteras del Estado de Texas. “Yo tuve suerte”, dijo Bunnell al Chronicle. “Las luces son raras, pero me dieron una muy buena muestra”. Bunnell cree que las luces de Marfa son el resultado de la roca ígnea bajo Mitchell Flat, que crea una carga piezoeléctrica (es decir, la electricidad producida bajo la presión de la materia sólida, como los minerales, los cristales o cerámica).



Karl Stephan, un profesor de ingeniería en la Universidad Estatal de Texas, ha considerado la hipótesis de Bunnell, pero no la ha respaldado: “Puede ser la actividad geológica que crea actividad eléctrica, pero todo es especulación en este momento”, Stephan dijo al Chronicle. “No hay hechos probados”. Durante 20 noches en Mayo de 2008, científicos de la Universidad Estatal de Texas utilizaron equipos espectroscópicos para observar las Luces de Marfa desde la plataforma de observación creada por el ayuntamiento de la ciudad para divisarlas. Este grupo de investigación grabó una serie de luces que “podría haber sido confundido con las luces de origen desconocido”, pero en cada caso los movimientos de las luces y los datos de sus equipos podrían ser fácilmente explicados como faros de automóvil, o pequeños incendios.



 photo marfa3.png


ads by AdXpansion

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (No te vayas sin votar)
Loading...

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!
  • Yomero Reloaded

    sigan fumando de esa madre y van a quedar igual de pendejos que el mojon