Yazemeenah Rossi

Yazemeenah Rossi tiene 60 años y parece estar en la cima de su carrera como modelo. Su largo pelo canoso y unos ojos llenos de alegría, le vienen más que bien a un cuerpo que difícilmente parece de una mujer que lleva 6 décadas en este mundo.


Rossi tiene impactado a medio mundo que se pregunta qué hace para verse espectacular, y para que no suene para nada descabellado que diga que le gusta más como se ve ahora que hace 20 años.

Consultada por “Style”, del Sunday Times, la modelo –que lleva desde los 26 incursionando como maniquí- explicó que sus tácticas para verse radiante son comer comida orgánica, ingerir diariamente una palta, ejercitarse, pero sin extralimitarse; usar aceite de oliva y azúcar en su rostro para hacerse un peeling natural; y utilizar las terapias alternativas para enfrentar las enfermedades.


Rossi, nacida en Francia, partió su carrera trabajando para marcas como Hermès e Yves Saint Laurent y a los 45 años, con su cabello ya plateado por completo se fue a Nueva York, donde existían más oportunidades para las modelos de su edad. Negándose a teñir su pelo, su fama a nivel mundial llegaría el 2012, con unos anuncios navideños que la hicieron resaltar por su pelo cano.

Hoy vive en Malibú, donde divide su tiempo entre su trabajo en el modelaje y la fotografía, organizando sus propias exposiciones que paga con el dinero ganado posando para la publicidad.


Buscando más pistas que aclaren como lo hace para tener 60 años y verse así, Rossi declaró a “S Moda” de El País: “Creo que hay que comer de todo. Siempre voy a los mercados de granjeros para evitar los envases de plástico y las etiquetas (…) Comer orgánico siempre ha sido mi política, y lo hago desde siempre (…) Estoy segura de que somos lo que comemos (…) Siempre he pensado que la grasa no es mala (…) Casi nunca tomo pan, lácteos ni comida procesada y cocino cada día, aunque no uso microondas porque no me gusta. Nunca bebo refrescos. Algo de vino, de vez en cuando”.

“Últimamente he descubierto el whisky y me encanta, lo mismo que el chocolate negro, el coco, el salmón, las sardinas, las ostras, el hígado de bacalao, las nueces, las aceitunas y las alubias, que son parte importante de mi dieta. De vez en cuando como algo de carne roja, pero procedente de granjas, y doy las gracias al animal de donde proviene. Tengo una relación un tanto primitiva con la comida, estoy agradecida por ella, la aprecio y procuro no desperdiciarla, porque hay mucha pobreza en el mundo”, agregó.


Asimismo, Rossi aseguró nunca haber visitado a un cirujano plástico, pero no niega que lo podría hacer eventualmente. Tal parece ser que lo suyo va por una sanidad mental más que cosmética: “A veces hago una pequeña meditación por la noche, aunque no soy muy regular (…) No tengo televisión y me encanta estar en silencio, trabajando en mis proyectos. Podría decirse que hago una especie de meditación activa (…) Cuando me dedico a la fotografía, el tiempo y el espacio no existen. Lo mismo que cuando hago cosas con mis manos como cerámica, costura o jardinería. Esto me trae un tipo de paz que no imaginaba que existía cuando era joven. He descubierto que nada es más importante que estar aquí y ahora”.


ads by AdXpansion

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (2 Cromadas, Promedio: 5,00 de 5)
Loading...

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!