El arte de Zdzislaw Beksinski

Zdzislaw Beksinski fue un artista polaco que nació en 1929 y murió en 2005. Beksinski se dedicó a la pintura, fotografía, escultura y, en los últimos años de su vida, incursionó en el arte digital.

Nació en la ciudad de Sanok, al sur de Polonia, y después de graduarse como arquitecto se mudó a Cracovia donde se desempeñó como supervisor de construcciones, pero lo que lo fascinaba en aquella época era la fotografía artística y el fotomontaje, así como la pintura y la escultura. Empezó fabricando esculturas de yeso, metal e hilo y produjo diversas fotografías con paisajes y objetos sombríos y accidentados típicas del arte gótico y barroco. Más tarde se concentró en las pinturas con temas abstractos abordando cada vez más el surrealismo y haciendo continuas referencias al arte de Brueghel, Ernst y Bosch así como a su contemporáneo H. R. Giger.

Una exposición en 1964 llevada a cabo en Varsovia le confirmó el esplendor de su talento cuando logró vender todas sus obras. Fue a partir de este momento que Beksinski se dedicó con ahínco a la pintura, produciendo sus obras siempre acompañado por el sonido de la música clásica. Después se convirtió en la principal figura del arte polaco y adoptó el género “fantasy art” hasta mediados de la década de 1980. Durante este periodo de su vida artística, Beksinski tuvo la fase más productiva de su carrera creando obras con temas apocalípticos, ambientes surrealistas y tétricos, siempre cargados de una atmósfera pesada y muchos detalles. Beksinski afirmó alguna vez: “Me gustaría pintar de una forma en que pudiera fotografiar los sueños”.

Según el artista, sus obras no fueron bien interpretadas, pues algunas eran muy optimistas y otras incluso tenían sentido del humor. Pero la crítica no aceptó el argumento, pues ni Beksinski podía explicar el significado de algunas obras e incluso se rehusó a ponerle títulos a algunas pinturas. Antes de mudarse a Varsovia, en 1977, incineró una selección de sus obras en su propio patio, sin dejar ninguna documentación sobre las mismas. Más tarde dijo que algunas de esas obras eran “muy personales”, mientras que otras no le satisfacían, y no deseaba que las demás personas las vieran.

La década de 1980 fue el periodo que marcó la transición de Beksinski. Durante este lapso, sus obras ganaron bastante popularidad en Francia, lo que le otorgó cierta fama en Europa Occidental, Estados Unidos y Japón. Según dijo el artista “me dirijo hacia una mayor simplicidad del fondo y al mismo tiempo a un considerable grado de deformación de las figuras que están siendo pintadas sin lo que se conoce como luz y sombra natural (…)”.

En los últimos años de su vida, Beksinski se dedicó a la fotografía digital y a la manipulación fotográfica a través de computadora.

El 21 de febrero de 2005, Beksinski fue encontrado muerto en su apartamento de Varsovia con 17 puñaladas en el cuerpo, según los peritos, dos heridas habían provocado la muerte del artista. Robert Kupiec, el hijo adolescente de un amigo de Beksinski, que más tarde se declaró culpable, y un amigo fueron a prisión después del crimen. El 9 de noviembre de 2006, Robert Kupiec fue condenado a 25 años de prisión y su cómplice, Lukasz Kupiec, a cinco años por el tribunal de Varsovia. Antes de su muerte, Beksinski se había negado a hacer un préstamo a Robert Kupiec por algunos cientos de złotys (unos 100 dólares estadounidenses).

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (2 Cromadas, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!