Kangbashi ¿ciudad fantasma?

Bajo el lema “construyamos primero lo que se habitará después”, autoridades de la prefectura de Ordos, en Mongolia Interior, emprendieron en 2003 la construcción de una zona completamente nueva para un millón de habitantes. Gracias a la inversión de 161,000 millones de dólares, se construyó la nueva zona Kangbashi, que prácticamente es una ciudad. Sin embargo, en la actualidad solamente la habitan unas 100,000 personas.

La idea de planificar este emprendimiento surgió debido a las abundantes reservas de agua, algo que escasea en Dongsheng, la capital de Ordos, a 23 kilómetros de Kangbashi. Se proyectó que esta sería una ciudad satélite que serviría para captar en las afueras a residentes Dongsheng y de otras regiones de China.

La provincia de Ordos se convirtió en una de las más prósperas y ricas de China gracias al descubrimiento de yacimientos de carbón y gas natural a principios de siglo, lo que atrajo el interés de la industria y la población. Con los beneficios obtenidos, las autoridades iniciaron la construcción de la ciudad satélite de Kangbashi para descongestionar la capital.

“El problema con Kangbashi es la mala planificación en términos de la demanda que iba a haber en un lugar tan aislado. Es una clara muestra de los problemas que surgen con este tipo de urbanización planificada”, aseguró Alistair Chan a BBC Mundo, quien añadió que este tipo de ciudades fantasma se deben al colapso del mercado por la burbuja inmobiliaria.

La diferencia entre los actuales 100,000 y el millón de personas que pueden vivir en la ciudad apuntan a un cálculo estrafalariamente optimista, reflejado en el ambiente entre inquietante y fantasmal que producen esas largas avenidas sin gente.

Sin embargo, el encargado de relaciones públicas de la ciudad, Chai Jiliang, insistió ante el periódico China Daily que todo forma parte de un plan estratégico.

“Cuando comenzamos con la edificación en 2006, calculamos que la ciudad tendría unos 300,000 habitantes para fines de 2020. Estamos en camino. El problema es que los medios de comunicación no tienen mucha paciencia”, señaló.

Mientras tanto, sus habitantes gozan de beneficios inhallables en otras urbes como pasajes gratis de autobús, rentas por el suelo y cuentas subsidiadas de gas.

A esto se añade un lujo extraordinario, como comentó Ye Qiu, una migrante de la provincia sureña de Guangzhou, al periodista de Vagabondjournet, Wade Shepard.

“Acá toda la gente se conoce. En Guangzhou, hay demasiada gente, un tráfico insoportable. Me encanta la frase ‘no hay mucha gente'”.

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (4 Cromadas, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!