LA EMOTIVA HISTORIA DE FREDDIE STEINMARK

El Futbol Americano esta lleno de todo tipo de historias, alegres, tristes, emotivas, casi todas llevan consigo una muestra de superación, pero la historia de Freddie Joe Steinmark es sin duda una de esas historias que te llegan al corazón.

Freddie Steinmark nació en Denver, Colorado en enero de 1949. Desde que se puso unas hombreras y un casco supo que su vida estaba dentro del futbol. Su padre era muy severo con el entrenamiento, no se entrometía en el trabajo de los entrenadores pero siempre estuvo al pendiente de que su hijo fuera el mejor tanto dentro como fuera del campo.

Su exigencia era tal que lo hacia repetir varias veces algún ejercicio, para él lo mas importante es que fuera el mejor, ya sea acarreando un balón o en las calificaciones de la escuela, Freddie siempre se esforzaba hasta lograrlo y nunca tomó a mal la exigencia de su padre, entendió que a pesar de que vivía el sueño perdido paternal todo lo que hacia su progenitor era para su bien.

Freddie no llegó de inmediato al emparrillado, primero destacaría en un equipo infantil de baseball sus exhibiciones le valieron el apodo de “Fast Freddie” o “The Mick”, este último en referencia a su ídolo deportivo: Mickey Mantle; era el más popular de su comunidad prácticamente el “Elvis” del colegio.

En la secundaria Wheat Ridge Freddie entrenaba duro y se ganaba la confianza de sus entrenadores, jugaba a la ofensiva como corredor y a la defensiva como Safety. Así cada juego Steinmark demostraba que era el mejor jugador sobre el emparrillado, a pesar de esto el equipo nunca lograba llegar a play offs, algo que cambió por completo con la llegada del coach Red Coats y de otro muchacho que a la larga se convertiría en el mejor amigo de Freddie. Bobby Mitchel. Juntos hicieron de los “Framers” un equipo ganador. Freddie nunca sintió envidia ni competencia de Bobby, al contrario lo acogió y le hizo saber desde el primer momento que sería una pieza clave para lograr algo importante y así fue, “Los Framers” no solo llegaron a play offs sino que se alzaron con el campeonato estatal gracias al back field conformado por Freddie y Bobby .

A pesar de ser referente tanto a la ofensiva como a la defensiva y de ser nombrado el mejor atleta de instituto del estado de Colorado, Freddie no recibía una beca de ninguna universidad, inclusive su sueño de formar parte de Notre Dame se vino abajo al no ser reclutado, pues no querían arriesgarse con un muchacho de 1.68 de estatura y 75 kilogramos de peso. Muy diferente era la situación de su amigo Bobby que coleccionaba ofertas de universidades a lo largo del país. El mismo coach Coats no podía quedarse con los brazos cruzados ante la idea de que la carrera deportiva de Steinmark terminase antes de haber empezado, se puso manos a la obra y empezó a mover sus contactos, usando a Mitchell como cebo consiguió que el coordinador deportivo de la Universidad de Texas Mike Campbell les hiciera una visoria.

Campbell quedó muy impresionado con ambos, pero no quería decidir sobre Steinmark , por lo que dejo la decisión en el mítico Head Coach Darrell K. Royal.

Darrell Royal observó al muchacho y de inmediato se vio en él, recordando como él mismo fue rechazado de varias universidades por su tamaño , por lo que decidió darle una oportunidad, no sin antes advertirle que el trabajo en el campo de practicas sería muy duro.

Pero Freddie Steinmark, nunca dudó y a base de mucho esfuerzo y demostrando en cada entrenamiento su temple logró que después de un año el coach Royal le diera la oportunidad de ser Safety titular de los Longhorns. No le pasó lo mismo a Mitchell (con quien por cierto compartía habitación) pues le costó mas trabajo ganarse un lugar, fue cambiado de posición, de corredor a liniero ofensivo, inclusive estuvo a punto de pedir su cambio a otra universidad pero Freddie lo convenció de quedarse en Texas hasta ganarse el puesto titular de Guard derecho.

Aunque de inicio no fue sencillo Freddie y los Cuernos Largos fueron ganando partidos hasta convertirse en uno de los equipos favoritos para el campeonato, cada juego se destacaba en la defensa, pero al terminar los partidos ocultaba a todos un gran dolor en la rodilla izquierda que día a día se hacia mas crítico, sin embargo no quería que lo revisase un médico pues podría perderse varios partidos, el objetivo de Freddie era claro, enfrentar al equipo entonces rankeado número uno los Razorbacks de Arkansas.

El juego (considerado por muchos periodistas estadounidenses como “el juego del siglo”) no fue fácil para Steinmark, todo el partido sufrió intenso dolor en la rodilla y los rivales detectaron que cojeaba por ello frecuentemente fue quemado a pesar de los esfuerzos de Freddie. Cuando ya quedaba poco en el reloj de juego y con el marcador 14- 8 en favor de Arkansas, Freddie le comete al receptor rival Chuck Dicus una interferencia de pase con el correspondiente castigo, pero salvando el Touchdown, es cuando decide el coach Royal sentarlo un momento pues la cojera de Steinmark era notable. En la jugada siguiente Tom Campbell profundo de los Cuernos Largos intercepta el pase en la zona de anotación y de ahí se produce una ofensiva que termina en puntos para Texas poniendo el marcador 15-14 en favor de los Longhorns. Con muy poco tiempo Freddie vuelve a tener una oportunidad de pisar el campo y con buenas coberturas permite que los Cuernos Largos se lleven el triunfo.

Al termino del encuentro Steinmark no podía mas, después de platicar con su coach accede a que le realicen las pruebas pertinentes para saber la gravedad de su lesión. El diagnóstico fue demoledor aquel terrible dolor en la rodilla no era producto de un golpe sino de un tumor oseo cancerígeno y la única forma de salvar su vida era la amputación de la pierna izquierda desde la cadera.

Pero Freddie no se rindió, a pesar de que sus sueños de ser profesional se esfumaban, siguió luchando, su intención era acompañar a sus compañeros al Cotton Bowl de 1970 donde los Cuernos Largos disputarían el Campeonato Nacional ante Notre Dame.

Los médicos le aseguraron que no podría viajar y mucho menos caminar con muletas, pero no conocían el temple de Steinmark quien sólo 20 días después de su operación estaba en las laterales de su equipo animándolos y viendo como sus compañeros ganaban el campeonato. Ese día todos le dedicaron el juego y el balón del partido.

Sin embargo el cáncer no lo perdonó y solo un año y medio después Freddie Steinmark perdió el juego de su vida, no sin antes vivir cada minuto al máximo y darse tiempo de escribir un libro con sus memorias, ayudado por el editor del Dallas Times Herald Sports.

Su lucha contra el cáncer inspiró al congreso de Estados Unidos a proclamar la”Ley Nacional del Cáncer de 1971″ firmada por el presidente Richard Nixon.

Desde entonces en las entrañas del mítico estadio (que lleva por cierto el nombre de su coach Darrell K Royal), ahí en el túnel que da justo antes de salir al campo hay una placa con las fotos y el nombre de Freddie Steinmark y todos los jugadores de los Longhorns la acarician antes de salir al emparillado como ofrenda de su juego a la memoria del gran numero 28.

En el 2015 se realizó la película basada en su historia titulada “MY ALL AMERICAN”, un film excelentemente adaptado y muy apegado a la historia original protagonizado por Finn Wittrock como Freddie Steimark y Aaron Eckhart como el coach Darrell Royal.

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (2 Cromadas, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!