La desgracia de Milli Vanilli

Milli-Vanilli

En mayo de
1989, un dúo de pop-rock originado en Alemania llamado Milli Vanilli, compuesto
por Fab Morvan y Rob Pilatus, sobrevolaba las nubes de la fama, con un hit
–Baby Don’t Forget My Number– que aparecía en primer lugar en la lista de
éxitos musicales de gran parte del mundo occidental, incluyendo los Estados
Unidos.
En febrero del año siguiente, el dúo ganó el Grammy como “mejor artista
nuevo del año”, y su LP, Girl You Know It’s True, vendió más de seis millones
de copias.

 

La caída,
sin embargo, fue igual de vertiginosa: luego de meses de rumores que afirmaban
que el francés Morvan y el germano-norteamericano Pilatus no cantaban en sus
discos, un periodista de Los Angeles Times publicó el 12 de noviembre de 1990
un artículo en el que revelaba que las voces de varios cantantes de estudio
eran las que se escuchaban en sus discos.

 

Al
confirmarse todo, el 19 de noviembre de 1990, la NARAS (National Academy of
Recording Arts & Sciences) le retiró el Grammy a Milli Vanilli. Y la fama
se les apagó de la noche a la mañana.

 

NACIDOS PARA
BAILAR

 

Morvan había
nacido en la isla de Guadalupe en 1966, aunque, luego de vivir un tiempo en
Miami, terminó mudándose a París con su madre.

 

Pilatus,
entretanto, nació en Nueva York en 1965. Hijo de un soldado afroamericano y una
modelo alemana que se especializaba en presentaciones “adultas”, se crió en un
orfanato de Múnich después que sus padres lo dieran en adopción.

 

En fin,
cuando ambos rondaban los 20 años, tenían en común una exótica mezcla de genes
acentuada por sus largos y sueltos pelambres, así como una gran habilidad como
bailarines. 

 

Y fue como
bailarines, acompañantes de una cantante pop italiana, que a mediados de los
ochenta los descubrió el productor alemán Frank Farian, quien antes la había
pegado con el grupo disco Boney M y ahora cocinaba un nuevo proyecto musical
que empataría el rap con el ‘dance pop’.

 

A esos
efectos, Farian congregó una agrupación vocal encabezada por dos
norteamericanos que entonces residían en Alemania, Johnny Davis y Brad Howell,
y el rapero Charles Shaw.

 

Cuando ya el
disco estaba listo para salir al mercado, Farian reclutó entonces a Morvan y
Pilatus como elementos puramente visuales.

 

Según
Farian, la cosa no comenzó como un engaño: cuando salió en 1988 el primer LP,
All or Nothing, aunque la foto de Morvan y Pilatus engalanaba la carátula, en
ninguna parte del disco se les mencionaba como cantantes.

 

Pero luego
de convertirse en un éxito de ventas en Europa, la casa disquera Arista compró
los derechos del disco, alteró algunas canciones y a principios de 1989 lanzó
el disco en Estados Unidos bajo el nombre de Girl You Know It’s True.

 

Y ya en esa
versión Morvan y Pilatus sí aparecían identificados como los cantantes de Milli
Vanilli.

 

 

 

En una
ocasión, Morvan llegó a decir que Pilatus y él estaban deseosos de admitir la
verdad, pero que se los impidió la amenaza de sus manejadores, que les dijeron
que las demandas que esa admisión provocaría los enterraría a todos en la
ruina.

 

Otra serie
de incidentes, sin embargo, condujo a que, a la postre, el productor Farian lo
admitiera todo en una entrevista publicada el 12 de noviembre, y Milli Vanilli
fue despojado de su Grammy una semana después.

 

De inmediato
Arista les canceló el contrato en los Estados Unidos, donde Milli Vanilli fue
atacado por 27 pleitos legales, incluyendo los de grupos de fanáticos que
exigían la devolución de lo que habían gastado en sus discos.

 

En 1993,
como para probar que podían hacerlo, Morvan y Pilatus -producidos por Farian-
grabaron un disco cantando de verdad. El “comeback” fracasó: vendió unas 2,000
copias.

 

Pilatus no
vivió para cantarlo ni contarlo: en 1998, a la edad de 32 años y después de
serios problemas con las drogas y varios intentos de suicidio, fue hallado
muerto en el cuarto de un hotel de Frankfurt.

 

Las
autoridades determinaron que su muerte, aunque accidental, había sido producto
de una mezcla letal de drogas y alcohol. Y, tal vez, de un tercer ingrediente:
la humillación de haberlo perdido todo.

 

En una
reveladora y conmovedora entrevista publicada en 2009, Morvan argumentó que
ellos fueron atacados con una dureza injustificada.

 

“La gente
dice que nosotros debíamos haber cantado en nuestros discos y tienen toda la
razón”, dijo. “No lo hicimos. Pero si vamos a ser puristas, cuando alguien
graba en un estudio y el Auto-Tune –el procesador de audio electrónico– hace su
trabajo, tampoco esa persona es la que está cantando. Puede ser cualquiera,
porque la que está cantando es la máquina”.

 

Sin embargo,
Morvan admitió que el clima musical que existe ahora es mucho menos purista que
el de entonces. “No estoy
diciendo que sea bueno o malo, pero la autenticidad de una artista ha
cambiado”, comentó. “Ahora la imagen es lo importante: los conciertos han
pasado a un segundo plano”.

 

La tragedia
de Milli Vanilli, tal vez, haya sido que ellos se adelantaron de época.

 

Tomado de: http://www.elnuevodia.com/latragediademillivanilli-1388284.html

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (No te vayas sin votar)
Cargando…

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!
  • Ya estás ruco, en esas épocas yo era un niño.

  • Hahahhahahahaha lo más cagado de todo es que después de la "tragedia" de esos pendejos, los real milli vanilli se presentan en Acapulco y que creen, cantaron bien chingon no? Demostraron que ellos eran los reales??? Nel!!!!!
    ESTABAN HACIENDO PLAYBACK!!!
    Pinches artistas de plástico

  • "Rigo es amor"

  • MURCIEGALO

    en su época era chido bailar esas rolas en los antros de moda acá en Morelia miguelito mode:on

  • El Sancho

    Pinche musica aburrida…..

  • Yomero Reloaded

    y para cuando la tragedia de rigo tovar? pinches malinchistas

  • jhon diabolo

    Bleh pinches negros++++

  • Machincuepo

    PArecian maricones

  • Aún recuerdo a esos raperitos como se vestían con hombreras y pantalones cagados. El mojón se quedó con esa moda.

  • Tenían rolas chidas (las voces verdaderas).