los animales de chernobyl

A la hora de hablar de Chernobyl, nadie espera leer nada no relacionado con fascinante despoblación, cosas mutantes y héroes anónimos de la Unión Soviética. Hoy no es uno de esos días. El mayor accidente nuclear de la historia de la humanidad ha creado un área virtualmente inhabitada por ser humano alguno. Y la consecuencia derivada, al parecer, ha sido un incremento en el número de ejemplares de la fauna local. Chernobyl es hoy un paraíso natural radioactivo.

Tan sorprendente conclusión ha sido alcanzada por un grupo de investigadores de toda Europa. En su trabajo, titulado “Long-term census data reveal abundant wildlife populations at Chernobyl” y publicado en la revista Current Biology, prueban el progresivo crecimiento de las poblaciones de ciervos, lobos y osos de la Zona de Alienación, un área de varios miles de kilómetros cuadrados donde la presencia humana se ha reducido por el alto nivel de radiación.

Tal y como explica Jim Smith, uno de los autores del estudio, en The Guardian, el accidente de Chernobyl demuestra algo que más o menos intuíamos, pero cuya certeza a esta magnitud nos era incierta: la presencia humana y su actividad económica es más nociva para la fauna que la mayor catástrofe nuclear de nuestra historia.

Los datos: desde 1986 hasta nuestros días, los investigadores han podido constatar que el número de grandes mamíferos presentes en el sur de Bielorrusia ha crecido. La zona, la región histórica de Polesia, nunca había contado con un muy elevado grado de desarrollo económico (zonas pantanosas y boscosas), pero fue parcialmente evacuada (más de 100,000 personas) tras el estallido del reactor 4. Pese a no contar con datos previos a 1986, los autores del trabajo constatan que la ausencia de seres humanos ha permitido que el número de ejemplares se haya disparado.

Pero, ¿qué hay de la radioactividad? Sabemos que hay más animales que antes, aunque no sepamos a ciencia cierta si se debe sólo a la despoblación total de Polesia, ¿pero en qué condiciones se encuentran esos ejemplares? Para los autores del estudio, como bien se señala en Popsci, sus consecuencias se ven difuminadas por el excelente estado de salud numérico de las poblaciones.

Lo cierto es que diversos estudios han alcanzado conclusiones esclarecedoras: los altos niveles de radiación del norte de Ucrania y el sur de Bielorrusia sí están teniendo un impacto significativo en la fauna de la región. El problema principal no son las mutaciones extravagantes, como nuestra imaginación pudiera sugerir, sino otras más pequeñas. Timothy Mousseau es un biólogo que lleva años estudiando a los animales de la Zona de Alienación. The New York Times visitó con él los alrededores de Chernobyl, y editaron un pequeño vídeo informativo muy interesante

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (4 Cromadas, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!