México de mis recuerdos 6

 

Centro de Tlalnepantla, Estado de México en 1934

María Sabina Magdalena García (n. 22 de julio de 1894, Huautla de Jiménez, Oaxaca – m. 23 de noviembre de 1985). Fue una curandera y chamán de la etnia indígena mazateca del estado de Oaxaca en México.

Luego de que sus conocimientos tradicionales sobre el uso ceremonial y curativo de los hongos alucinógenos, que ella llamaba “niños santos” –los cuales crecen en su región– fueron difundidos por el banquero y micólogo amateur Robert Gordon Wasson, María Sabina fue convertida en una celebridad nacional e internacional, sobre todo entre las personas que pugnan por el uso legal y abierto de sustancias psicoactivas.

Los Alegres de Terán es un grupo de música norteña de México.

Se formó en Nuevo León cuando Abrego y Ortiz se reunieron en un club a mediados de los años 40, centrándose sus actividades alrededor de la zona de Monterrey, Reynosa, y finalmente radicándose la ciudad texana fronteriza de McAllen, TX.

Empezando con su primer disco de 1948 de “Corrido de Pepito”, fueron pioneros de los duetos de estilo norteño cantando corridos, canciones norteñas y rancheras. Grabaron más álbumes y tuvieron éxitos con muchas canciones, incluyendo “Carta Jugada”, “Alma Enamorada”, y “Entre Copa y Copa”. El dueto también realizó anuncios comerciales, como el que realizaron para el primer Festival de Polka, que se celebró en Chicago a mediados de los años 60, y una aparición en varias películas, en particular, el melodrama Pueblito 1961, dirigida por Emilio Fernández. Los Alegres de Terán fueron exaltados al Salón de la Fama Tejano Conjunto en 1983, aunque Abrego falleció cinco años después. Tomas Ortiz falleció en Noviembre del 2007.

Emiliano Zapata Salazar (Anenecuilco, Morelos, 8 de agosto de 1879-Chinameca, Morelos, 10 de abril de 1919) fue uno de los líderes militares y campesinos más importantes de la Revolución mexicana y un símbolo de la resistencia campesina en México. Como parte del movimiento revolucionario, estuvo al mando del Ejército Libertador del Sur. También fue conocido como el «Caudillo del Sur». Ideólogo e impulsor de las luchas sociales y las demandas agraristas, así como de justicia social, libertad, igualdad, democracia social, propiedad comunal de las tierras y el respeto a las comunidades indígenas, campesinas y obreras de México, víctimas de la oligarquía y el latifundismo de los hacendados del Porfiriato.

Catrinas

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón

Silvia Pinal y Pedro Infante, película “El Inocente”.

La Prensa 7 de diciembre de 1953

La tarde del sábado 20 de febrero de 1943 el campesino michoacano Dionisio Pulido se convirtió en el primer vulcanólogo empírico de México, cuando sintió que el piso temblaba bajo sus pies y observó cómo el campo cedía ante el surgimiento del que sería el único volcán que se ha visto emerger de la faz de la tierra, lo que dio paso a que se elaborara el acta de nacimiento del fenómeno.

Además de ser el único volcán que ha sido observado en su elevación, el Paricutín tiene la particularidad de contar con un acta de nacimiento, elaborada por los integrantes del cuerpo edilicio del ayuntamiento asentado en el territorio donde emergió el fenómeno, de acuerdo con el acta de cabildo que a continuación se reproduce:

Ayuntamiento de Parangaricutiro, Mich.

El día de ayer como a las 18 horas se presentaron los CC. Sánchez y Pulido informándole, completamente excitados, de la aparición de una fogata que ellos no sabían qué era, y que había resultado como a las 17 horas de ayer en la Joya denominada Cuitzyutziro, al oriente del poblado de Paricutín, por lo que, desde luego, pedían se trasladara al lugar de los hechos para que por su vista diera fe de su aseveración; a la vez Dionisio Pulido, propietario del terreno arriba mencionado, hizo del conocimiento que el día de los acontecimientos, temprano salió de su poblado (Paricutín) a cuidar sus borregas en compañía de su esposa, Paula Rangel de Pulido, y a visitar sus propiedades situadas en la repetida Joya.

Que por la tarde, a hora temprana tuvo que alejarse del lugar, recomendando a su esposa cuidara de las borregas hasta que él regresara; que como a las 16 dieciséis horas volvió al lugar precitado y recomendó a Demetrio Torres que trabajaba en los terrenos, desunciera los bueyes y los llevara a beber agua; en seguida llegó hasta dónde estaba su mujer, a quien también recomendó volver al pueblo, encaminándose después de revisar los trabajos efectuados en sus terrenos, hasta llegar a la falda del cerro oriental circunvecino.

Que allí como a las 17 horas sintió un fuerte temblor y estruendos en la tierra, a lo que no hizo mucho caso, ya que con frecuencia se estaban efectuando cismos (sic) desde hacía más de ocho días, pero siguió escuchando fuertes ruidos subterráneos acompañados de temblores y que entonces todo aterrado volvió la vista al poniente, o sea a su pueblo, observando con sorpresa que allá abajo en la Joyita se levantaban largas lenguas de fuego, con fuertes humaredas y estruendos nunca oídos, por lo que presa del pánico más terrible huyó rumbo a Paricutín, a donde llegó jadeante dando inmediatamente cuenta al C. Agustín Sánchez, jefe de la tenencia, de lo ocurrido.

Que el señor Sánchez, al convencerse de la veracidad de lo denunciado por Pulido se trasladó juntamente con él a la Presidencia Municipal de Parangaricutiro, donde todos alarmados dieron parte de los hechos al C. Felipe Cuara Amezcua, quien con la premura que el caso ameritaba pasó en compañía de los denunciantes al lugar donde había aparecido el fenómeno, que posteriormente se dieron cuenta era un volcán”.

“Acto continuo, a propuesta de algunos vecinos de este lugar y de Paricutín, se discutió el nombre correcto que deberá llevar el mencionado volcán y después de amplias deliberaciones y deseos de los pobladores de la región, por unanimidad se le denominó volcán Paricutín”.

El acta está firmada por el presidente municipal Felipe Cuara Amezcua, Rafael Ortiz, Rutilo Sandoval y Félix Anducho.

 

Foto del recuerdo del Tepeyac

India Tarasca

Mujeres lavando

Niña con su muñeca

Indios Verdes 1950

Pulquería 1915

Cantina La Guadalupana en Coyoacán

 

Pulquería “El amor en peligro” 1907

La pulquería “La alegría” hacia 1904. Este establecimiento se encontraba en la esquina que forman las calles de Roldán y Manzanares, en el populoso barrio de La Merced; los rieles del tranvía corren por donde alguna vez pasó la Acequia Real. El edificio aún existe, reconocible solamente por la herrería de los balcones.

Lilia Prado (n. Sahuayo, Michoacán; 30 de marzo de 1928 – f. Ciudad de México; 22 de mayo de 2006) fue una actriz mexicana, considerada una de las grandes actrices de la Época de Oro del Cine Mexicano.

Leticia Lilia Amezcua Prado fue la segunda hija de ocho hermanos; sus padres, Ramiro Amezcua Novoa, y María Luisa Prado González. Su nacimiento fue de lo más interesante: a los cinco meses de embarazo, su madre cayó a un granero y perdió a un niño; sin embargo, su vientre continuaba creciendo, y a los nueve meses nacería la niña Lilia gracias a que los dos hermanos se encontraban en placentas diferentes. Debido al movimiento cristero, Lilia y su familia se trasladaron a la Ciudad de México.

Desde pequeña sobresalió por su belleza y simpatía. Con una prima, quiso desde un principio fugarse de su casa para trabajar en un circo, pero la muerte de ésta truncó sus planes. También contempló ser bailarina. Tras ganar un concurso de belleza, tuvo la oportunidad de ingresar a la industria cinematográfica, primero como extra a partir de 1940. Después, gracias al periodista Javier Campos, fue llevada a los Estudios Azteca, donde estaban filmando en papeles principales o de reparto. En un principio Lilia deseaba que su nombre artístico fuera Sonia, pero al verse imposibilitada, dio este nombre a su perra y tomó su primer nombre y el apellido de su madre. Prado llegó a participar en más de 100 filmes. Aunque estudió en el INBA siendo alumna de Celestino Gorostiza, jamás terminó una carrera. Aprendió cine haciéndolo, con una gran habilidad para memorizar los diálogos y para improvisar. Dotada de una voz suave, de un talento inmenso para recitar y de una belleza inmaculada, pronto llamó la atención de los directores de cine, como de la mancuerna del director Ismael Rodríguez y del actor y cantante Pedro Infante. Aunque quien le diera su primera oportunidad al darle un pequeño papel fue Juan Orol, en la película Tania, la bella salvaje, estelarizada por la rumbera cubana Rosa Carmina.

Sus primeras películas fueron La barca de oro (su debut oficial), dirigida por Joaquín Pardavé, junto a Pedro Infante y René Cardona; y Ángel o demonio, junto a María Antonieta Pons, ambas películas del año 1947. Participó en la cinta estadounidense Tarzan and the Mermaids (Tarzán y las sirenas) en ese mismo año. También en el mismo año ganó el título Señorita novel de la pantalla. Posteriormente actuaría en Pobre corazón, donde mostró enorme habilidad para bailar rumbas mostrando sus atractivas piernas. A partir de entonces su joven carrera ascendería de manera sorprendente, convirtiéndola en una de las actrices más solicitadas.

Hermosos atuendos y bellas mujeres, parte de la herencia española.

Tortillera. Triste imagen que sigue siendo constante para muchos mexicanos.

Decían que no había nada más naco que tomar refresco en bolsa.

1949 Se aprecia a un escribano o “evangelista” atendiendo a un cliente en los portales de la Plaza de Santo Domingo.


ads by AdXpansion

¿Te ha gustado? valora este post

A la vergaCulerónDos trenzasChingón+ mil millones (3 Cromadas, Promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

¿Tienes problemas para visualizar este post? escribe un comentario en el post y en breve alguno de nuestros administradores lo arreglará
Do you have trouble viewing this post ? Write a comment on the post and soon one of our administrators will fix it. Thank you!